La Prostatitis y su efecto en la potencia sexual

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…
Publicado por

Se le llama prostatitis a la inflamación de la próstata. Esta inflamación puede ser aguda o crónica. Hay diferentes causas para esta condición. De hecho, la prostatitis puede manifestarse con diferentes males. De ahí que su diagnóstico requiera varias acciones:

  • Análisis de orina;
  • Análisis de sangre;
  • Inspección manual por el recto;
  • Masaje a la próstata con el fin de obtener secreciones de muestra;
  • Visualización mediante ultrasonido;
  • Biopsia.

Esta enfermedad es muy común en hombres de 20 a 40 años de edad. Dependiendo de su causa, bacteriana o abacteriana, el doctor elegirá el tratamiento más adecuado.

Prostata

Síntomas y efectos de la prostatitis

Si el origen de la prostatitis es bacteriano, los síntomas más comunes incluyen fiebre, malestar general y problemas miccionales. Es decir, orinar resulta tan doloroso que en algunos casos la orina es retenida temporalmente. La prostatitis abacteriana presenta otros síntomas, pero en común tiene las molestias miccionales. Otro efecto que tiene y que es el que nos interesa aquí, es la notable disminución de potencial sexual.

La próstata juega un papel muy importante en el acto sexual. Funciona como una vejiga que impulsa el semen por el conducto urinario. Otra de sus funciones es cerrar el paso a la uretra para que no libere orina durante el acto sexual. Es por eso que al no funcionar apropiadamente, el hombre no puede mantener un coito normal.

Impotencia y otras afectaciones sexuales

Como resultado de la prostatitis, se pueden presentar dificultades para tener un orgasmo y eyacular. En algunos casos extremos, el hombre podría no experimentar un orgasmo en absoluto. También pueden presentarse casos de eyaculación precoz.

La próstata también funciona como un órgano regulador de la testosterona. Al no funcionar adecuadamente, la consecuencia natural es un cambio en la libido o deseo sexual.  Si bien la impotencia permanente es rara como resultado de la prostatitis, sí resulta en experiencias sexuales negativas.

¿Cómo remediar el problema?

Si se trata de prostatitis bacteriana, el tratamiento es con antibióticos. Generalmente, éstos se aplican mediante inyección intramuscular o intravenosa. Para el caso de prostatitis abacteriana, el uso de antibióticos no surte efecto alguno. En estos casos, se sugieren algunos cambios en la dieta del paciente. Por ejemplo, debe evitarse la comida muy condimentada o picosa, así como tomar café o bebidas alcohólicas.

Medidas higiénicas como el tratamiento de las hemorroides, aseo de los genitales, etc., ayudarán tanto a aliviar como a prevenir este mal.